Categorías
Conoce AEScania

Y en abril a Sevilla…

Y Olé Sevilla! 

Y en este mes, lluvias mil y la feria de Abril en Sevilla. Su embrujo y música nos atraen y allí nos escapamos.

Era obligado acercarnos a esta ciudad inolvidable. Quizás se nos  haga raro no asistir a procesiones, apretujados y emocionados, o  nos gustaría bailar flamenco incluso con mascarilla de lunares y volantes. Hay alguién que haya pasado por Sevilla y no tenga grabado en el corazón una imagen, una luz, un olor, un guiño?

Hoy es Maria del Mar, a la que felicitamos por su primera hijita, la que nos adentra en el alma sevillana.

Maria del Mar……., que nos dices de los sevillanos, de lo bueno y sabroso que os distingue?  Porque mi arma, hablamos el mismo castellano que vosotros, pero a veces nos cuesta entender vuestro arte y gracejo…

Pues fíjate, que últimamente, y dados los acontecimientos, tengo a mi gente y mi cultura diariamente presentes. No dejan de venirme sensaciones y pensamientos a la mente de mi querida Sevilla y sus gentes. En estos momentos tan difíciles, la gracia y la positividad sevillanas pondrían un rayito de luz a nuestras vidas. Pues sí, esa gracia y salero que nos distinguen es muestra de nuestra forma de ver la vida, con una sonrisa en los labios y poniendo siempre al mal tiempo, buena cara. Y, por supuesto, dentro de esa forma de ser entra nuestro habla que, como diría el catedrático José María Pérez Orozco, el andaluz no es ni una lengua ni un dialecto, sino un conjunto de hablas que es la base de nuestra cultura. Esa cultura lingüística que nos permite decir más cosas en menos tiempo, de ahí nuestra forma de hablar acortando palabras. Porque nosotros somos así. ¡Tenemos una necesidad comunicativa tan grande que si no habláramos como hablamos no nos daría tiempo a decir todo lo que queremos!

 Y cómo vamos de añoranzas, dinos algo auténtico para visitar, disfrutar o probar en un día no muy lejano en que allí estaremos?

 Demasiadas cosas me vienen a la mente, pero quizás lo que más anhelo de mi ciudad, además de mi gente, son los aromas. Pasear por esa calle Sierpes, pasar por la esquina del bar «Adobo» y que te llegue ese olor característico a adobo frito; adentrarte en el Barrio Santa Cruz y pasar por esas tiendecitas de especias que te transportan a la Sevilla árabe o entrar en ese Patio de los Naranjos de la catedral e impregnarte no sólo de la belleza del lugar sino también del olor a naranja que tanto caracteriza a Sevilla.

Parece que este año no hay procesiones y aunque la llevemos por dentro, estoy segura de un final feliz, a lo feria de Abril. Se te ocurre alguna vivencia musical de allí ? Bailes que recuerdes, artistas, canciones…?

En tiempos de feria no puede faltar María del Monte, los Cantores de Híspalis, Raya Real, Amigos de Gines o Ecos del Rocío. Pero, personalmente, una sevillana que siempre escucho en tiempos de feria esté en el país que esté es «Yo soy del Sur», una sevillana que me recuerda mis raíces, de dónde vengo y porqué soy como soy.

Y un aplauso y un olé a…….

Cómo sacan los costaleros los pasos más difíciles con temple y fuerza

Y al arte de los camareros del Rinconcillo o el bar Giralda al anotar con tiza las consumiciones.

 Y a los paseos entre arcos escondidos, como el Callejón del Agua

Vente a Sevilla

Y vamos a la feria de la mano de un sueco……

El broche de oro con Maria del Monte y ”Yo soy del Sur”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.